4 Comments

  1. A mí el vídeo casi me hace llorar porque tengo muy lejos a mi mami, que nunca ha sido muy cocinillas pero ese momento «sorpresón» cuando aparece la madre por la puerta es impagable. Besotes!!!!

    • Siii, yo recuerdo cuando estuve en Estados Unidos de intercambio, cuando llevábamos ya unas semanas y hablé por teléfono con mi madre… me puse a llorar y eso que tenía 17 años y un pavo de 300 kilos encima. La distancia nos pone tiernotas. Un abrazote 🙂

  2. Mady te seguía hacia mucho (desde el primer blog!) y he vuelto a encontrarte. Me ha gustado muchísimo que especifiques que el post es patrocinado. Sé que no tiene nada que ver con la sinceridad de tus comentarios, pero estoy MUY cansada de la publicidad encubierta en internet.

    El vídeo es precioso y el mensaje muy cierto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *