1. Lo que me gusta de este blog…y por tanto de ti…es tu honestidad. Crees en algo, lo practicas, cuentas el camino con los baches incluidos y eso es importante, porque muchos piensan que si eliges el modelo de crianza “adecuado” no habrá malos momentos y todo fluirá siempre. Y no. Gracias por compartir y exponerte.

  2. Mama piofaurio

    Pues sí, gracias por tu sinceridad. Creo que a todas nos pasa: equivocarnos, vernos sobrepasadas por la responsabilidad, desfallecer… Pero a cada paso lo vamos reinventando todo. Muchos besos!!

  3. Ana

    Así es Mady un continuo aprendizaje y cuando creemos que algo está controlado … Zas! De bruces .. Y como digo yo a respirar hondo y continuar. Eres una campeona porque tu sinceridad al compartirlo con el resto … Lo dice todo!
    Un beso y adelante q tú puedes!!!

  4. Ay Mady… Un día me voy a Guadalajara y nos desahogamos!!! Esta frase: “Por dentro yo ya pensaba en las ganas que tenía de pegarle LA HOSTIA, pero las controlé”, me acompaña cada día.

    Tú crees que es un problema de límites? Yo a estas alturas estoy más perdida que un pulpo en un garaje, Leo me desconcierta cada día más con su rebeldía, sus malas contestaciones y su nueva moda de pegar… y Nora me desquicia con sus dos años terribles no, terriblérrimos!!!! 😉

    En fin, un besazo guapa, eres lista. muy lista, y lo haces bien. Sigue así!!!

    • Mi hermana es acompañante en una escuelita libre y me lo dijo, que hay cosas que las tengo muy claras y el límite está bien puesto y hay otras muchas que no, ahí es donde empieza su frustración y la mía. Ya te digo, releyendo el libro de Rebeca Wild tengo las cosas claras de nuevo. últimamente estaba tan cansada que acababa diciéndole “mira, haz lo que quieras”. Y no, tengo que ser firme y consecuente. En fins, es lo que hay, jajaja. Nos iba a venir fenomenal!jajajaja Un besote y un abrazo Rebe!!!!!

  5. No sabes como te entiendo… Esto de la maternidad es, con diferencia, lo más difícil que he hecho en la vida. Tropiezas y te caes, pero te levantas para volver a caerte después de cuatro pasos, y te vuelves a levantar… Y así van pasando los días y vas aprendiendo sobre la marcha. Todos tenemos días malos (los padres y los hijos), supongo que hay que llevarlos como se puede…
    Ánimo!!!

  6. pufff….¡qué difícil! Asumir que hay veces que parece que nada funciona, ser capaz de frenar antes de hacer algo de lo que luego te arrepientas y que encima no mejora la situación, si no que la empeora…¡ole! A seguir con ello, gracias por compartir lo bueno y lo malo! besooos!

  7. ¡Que difícil!
    Y que capacidad de empatizar con tus hijas tienes muchacha. La mayoría de la gente implemente diría que te está retando y ya está.
    Besos

    • Pues no había pensado en eso. La verdad es que pienso que parte de mi mucho de lo que nos pasa. Los niños son súper perceptivos, cuando yo estoy nerviosa, ellas están atacadas. Así que no dudo que sea que he hecho algo mal. También soy un coñazo de persona que casi siempre estoy dandole vueltas a las cosas. Un besote!

  8. Ay madre! Qué complicado lo de las rabietas! El mío pequeño también hace parecido, y muchas veces te dan ganas de darle dos tortas… Pero es verdad que, en mi caso, como es el pequeño, te pilla con desgana en tonterías y te va tomando delantera… Sí que es verdad que hay que cogerle el punto, porque es muy sentido y acaba obedeciendo, pero hay momentos que me pegaría un tiro!!!! 😉

    • Claro, Nora de buenas es genial, pero de malas…uffff. Yo de verdad que he aprendido verdaderas técnicas de respiración gracias a ella. Ánimo!!!! Esa frase es nuestra “hay momentos que me pegaría un tiro”…jajajaja, una sensación muy de madre. Un abrazo!

Responder a La madre de la naranja Cancelar respuesta