1. A mí también me gusta ver la vida desde esa óptica, y sentir que si mejoro mi humor y me motivo de verdad, puedo conducir mi salud y la de los que me rodean por derroteros más apacibles y felices. Buena suerte!!
    Muas!

  2. pierrnodoyuna

    Oye, que intentar vivir menos estresada no te genere más estrés, que a veces pasa 😉

    Mucho ánimo y que Vera se recupere pronto.

  3. Hola! Me ha pasado también de comprobar cómo influye nuestro estado de ánimo y la alimentación en la salud de nuestras pequeñas (y de todos). Es impresionante, cuando dejás de comer lácteos (o se baja el consumo) se van la tos y los mocos!
    Me alegra que encontraras la receta de la leche de almendras y que te gustara. Hoy por hoy, que compro las almendras deshidratadas es un minuto. Hago en el momento con 4 ó 5 almendras la taza de leche para la merienda, le agrego cacao y a la pequeña le encanta. (No todos los días, ya que vamos variando según las ganas)
    Espero que todo se vaya encaminando, que tu niña mejore pronto. No hay nada más angustiante que un pequeñín enfermo. Ánimo.
    Un abrazo.
    Daniela

  4. Yo creo que la clave está en encontrar el equilibrio propio, como persona y como familia… lo de los lácteos, la verdad, a mí me encantan y me sientan genial, al menos no me sientan mal, y si lo hacen, lo bien que me saben me compensa 😛 Pero lo que sí noto es cuando como mucha basurilla, poca ensalada, poca fruta, o cuando no salgo al menos 10 minutos a la calle al día… y cuando llevo tiempo levantándome y currandoestudiandolimpiando sin parar, sin ir a la aldea, o sin estar en contacto con la naturaleza, lejos de los coches, de los puñeteros semáforos, de las ambulancias… Vamos, que sé dónde encontrar mi equilibrio. Y lo dicho: creo que ahí está mi clave y por extensión, la de mi familia. Eva necesita aire libre, risas, mimos y mucha naranja, que adora en forma de zumo, gajitos.., nunca pilla nada más allá de unos mocos (a la par que todos sus compañeritos de la guardería) o un pelín de fiebre por los dientes. Y papi… en fin, papi es otro mundo 😛
    Mucho ánimo! Las malas rachas también pasan, te lo digo yo, que acabo de pasar una cojonuda… 🙂 Muaaa!

  5. Es muy bueno tener propósitos saludables en familia. Seguro que os ayuda. Espero que se mejore Vera muy prontito y que veáis resultados en lo que emprendéis. Seguro que lo consigues… como todo lo que te propones.
    El estrés es asqueroso. No deja más que cosas feas.

Responder a Daniela (@mamacrece) Cancelar respuesta