2 Comments

  1. Si es que cada vez que te leo. Me sale la vena peliculera y suelto un ¡Amén hermana!

    No se puede tener más razón. Maldita lucha interna por ser la perfecta X, maldita corrección al hablar con los demás de lo que te preocupa, maldita (bendita) locura ser madre de niñas “divertidas, ocurrentes, atrevidas, intrépidas…” Si cuando se hicieron los repartos de hijas, a mi como a ti nos tocó una tanda de “niñas cañeras” Pero viva lo difícil, viva la niña de dos años que escala una pared de roca con falda y zapatos de domingo, viva la niña que dice a los adultos cosas políticamente incorrectas…( mientras tú por dentro dices…”te lo has buscao tía estúpida”)

    Mady, y todo esto por ellas, porque no tengan las paranoias, los miedos, los lamentos, las culpabilidades…que a nosotras si no han regalado.

    Un besazo y ya nos reiremos 😉

    • Maria

      Jajajaja, gracias bella! He de decir que yo a veces he pensado: ¿Por qué no me tocaría al menos una niña chillout? Jajaja. ¡Un besote!

Deja un comentario