1. Qué precioso es volverse a enamorar de los pequeños. Me gusta mucho tu actitud vital con ella… Y sus palabros, jajajaja. ¡Qué maja! 🙂

  2. No se llevan mucho tu rubia y mi mozalbete, jejejeje…En casa las cosas también van mucho mejor que hace un tiempo, aunque a carácter no le gana nadie!! 🙂
    Muas!

  3. Me alegra ver ese reencuentro, ese papel de hermana mayor que tan bien la ha venido, y esos cojoncillos…¡que no falten! aunque ahora nos toquen los nuestros, que les mantengan para poder luchar y no dejarse pisar. ¡Olé esa Rubia!

  4. Me encanta lo que nos has contado!. Un diez a la rubia y otro a la madre 
    Genial la imaginación para inventar palabras!.
    Un beso

  5. Mis tortuguitas

    Que palabras mas bonitas!!! Si que se nota que te has vuelto a enamorar… Lo que esta claro que cada edad de nuestras niñas son etapas nuevas, y tanto ellas como nosotras tenemos que aprender a pelear con esas etapas. Pero lo estas haciendo estupendamente, se le ve a Nora mas madura, mas tranquila, dentro de sus 4 años… Fijate tiene la misma edad que mi peque, y la veo mucho mas mayor. Supongo que al ser la mayor de tu casa y en cambio la mia es la peque de casa…los papeles de cambian… Besos!!!

  6. Verónica

    ¡Soy fan y siempre lo seré de Nora! Qué imaginación demuestra tener. Ya me moría de la risa con lo que contabas cuando era pequeña y ahora me quedo alucinada con su inventiva.
    Y como siempre sigues siendo una gran referencia en la que mirarse, cara a entenderse con un hijo “cojoncillos”, jeje!! Besos!!

Deja un comentario