1. Es denso, pero muy bien pensado, yo le veo mucho sentido… y lo de quererse a uno mismo para quererse mucho, de verdad de deporte me ha encantado, ya casi no me acordaba jejeje

  2. Me parece una reflexión cojonuda!! Me has hecho reflexionar y entender el porque hay tanta gentuza que no sabe respetar. Ahhh, que buenos son los tormentos que remueven conciencias!!

  3. Es una reflexión importante. Créeme que desde pequeña, yo llevo dando vueltas a estas cosas (tú ya sabes mi contexto, de dónde vengo…) y cómo educar a mis hijos en los valores que creo, pero de forma distinta… es un reto para mí. Acompañar sin “rellenar”. Es lo más difícil, pero lo más auténtico. Respetar y poner límites. Suena disonante pero es armonioso. Me ha gustado MUCHO.

  4. Está claro que la mayor revolución la podemos hacer las madres y los padres… dando mucho mucho amor del de verdad: sin condiciones, sin chantajes, sin sumisiones y humillaciones y por supuesto sin violencia verbal ni física… Amor en estado lo más puro que podamos, apurando el máximo amor que nos hayan regalado. Y si no lo hemos tenido (el amor) nos lo inventaremos para seguir viviendo y para seguir criando hijos que sepan amarse y que así puedan amar.
    Precioso Mady,
    un besito!

Deja un comentario