1. Mis tortuguitas

    Cuanto amor y cuanta preocupación has contado en tu entrada… Cada niño tiene su caracter, y nunca es el mismo… va cambiando según la edad y las situaciones… Nosotras tenemos que aprender a entenderlos todos, para estar siempre a su lado para cuando nos necesiten… porque nos necesitan, aunque no lo reconozcan…
    Yo siempre he dicho que de los errores se aprende y tenemos que saber pedir perdón… cuantas veces se lo digo a mi mayor!!! No hay nadie perfecto… pero para ellas somos sus madres perfectas…
    Besos!!!

    • Gracias Irene, de todas formas cuandos ean mayores ya nos pondrás en nuestro sitio, igual que yo lo hago con mis padres, jajajaja, y habrá que pedir perdón mil veces, pero la vida sigue…jajaja, un besote

  2. No somos madres perfectas…igual que ellos no son hijos perfectos. Pero queda claro leyéndote que tú también crees que el Amor está por encima de carácteres, circunstancias o momentos vitales. Nora tiene una madre que la ama y una persona auténtica como modelo. Besos a las dos. Qué entrada más emocionante.

  3. Ella siempre tendrá el honor de haber sido la primera, la mayor, y es lo que siempre decimos los hermanos mayores más por ser una orgullo para nosotros que por otra cosa: “les allané el camino a mis hermanos” 😛 No te sientas mal por eso, al revés!
    Y por cierto,… lo raro sería que fuera una niña absolutamente ideal y durante todo el tiempo… Cuando los niños son perfectos, no son niños. Y cuando las madres son perfectas, tampoco son madres. Es mi máxima 🙂 Un besazo, Mady, lo hacéis genial los 4. Muaaa!

  4. Me has emocionado hasta las lágrimas!! Me encanta tu sinceridad, la belleza de la realidad de decir que no sentiste al tenerla en brazos por primera vez lo que se supone esperabas sentir, y es que nos idealizan tanto los momentos que cuando los vivimos nos sentimos culpables si no son como nos los han contado. Yo siempre he dicho que a mí no me gustan los niños, sólo algunos niños. No soy de las que pierden el culo por coger a un bebe q no conoce o se divierte hablando con cualquier niño q encuentra.. Me gustan ALGUNOS niños, no todos, y tenía un miedo horrible a q no me gustase el mío. Es duro empezar a conocerse, a respetarse y a entenderse con una persona q no te puede o sabe explicar lo q la ocurre, pero estoy segura, q eres una madre tremenda y q encontrareis ese equilibrio porque lo importante, es q os quereis con locura. Besos.

  5. paulifersa

    Mady, me ha parecido un post super bonito y lleno, pero lleno de amor! me parece además súper necesario, no siempre las cosas salen como en teoría deben…y lo importante es eso que dice Noe, que al final el amor está por encima de todo! jeje y es una muchacha de carácter! sois estupendos como familia, se ve! un besazo Mady!

  6. A mí también me ha encantado tu post. Creo que todas las maternidades tienen momentos oscuros, de dudas, de culpabilidad, de pensar que imaginabas otro escenario. Gracias por compartirlo.
    Muas!

  7. Verónica

    Me ha encantado tu post, a mi también me costó mucho con la Mollete, y aunque el parto fue rápido en el momento en que la tuve en brazos mi sentimiento fue pensar como tu, que no estaba preparada para ser madre y que todo me venía grande. La Mollete se tiró llorando las dos noches que estuvimos en el Hospital y yo lloraba con ella por el cansancio y no poder dormir que era lo que más necesitaba. Tampoco a sido una niña fácil, ya que a partir de ese día ella siguió sin dormir en condiciones durante mucho tiempo y yo con ella, pero aprendí a aceptarla como es y a quererla, eso sí, no me han quedado fuerzas para volver a pasar por otro embarazo, parto, postparto y crianza, aunque todavía estoy a tiempo de cambiar de opinión y lanzarme a repetir la aventura, nunca se sabe.

  8. Antes que madre eres persona y eso implica que puedas tener momentos de debilidad o de sentirte desbordada o harta o, incluso, que haya cosas de gente de tu entorno que no soportas. Es normal y no hay nada por lo que sentirse culpable. Besotes!!!

  9. batallias

    Me temo que hay mucha gente que le pasará igual, a mi no me paso en el parto, me pasa ahora con los dos años y pico, que a veces no me gusta lo que empieza a parecer su personalidad y claro si lo unes al cansancio, el sueño etc.. una bomba de relojería. Un beso y ánimo

  10. Yo siempre le digo a todo el mundo que el primero te enseña a ser madre y el segundo te reconcilia con la maternidad. Los mayores son muy duros y, como tu dices, son como son (no como queremos que sean) y a veces es difícil aceptarles. No es que les queramos menos, es que a veces nos cuestan…
    Y esa sensación inicial, de responsabilidad absoluta, de pensar ¿dónde me he metido? y de agotamiento, son una bomba de relojería 😉
    Bs 🙂

  11. La familia a veces no se da cuenta de cuándo sobra. Y que conste que me incluyo, yo antes era de las que iba al hospital a conocer al nuevo bebé, pero desde que nació mi hijo lo evito o pregunto cuándo prefieren que vaya. Al igual que tú, yo tuve montones de visitas y lo pasé bastante mal. La famila a veces agobia más que ayuda, o por lo menos en mi caso fue así.
    Me alegra que ahora estés pasando un buen momento 🙂
    Un beso!

Deja un comentario